martes, octubre 24, 2006

Tango


Será que la condición de extranjero a uno le enciende el chauvinismo. O porque todo debe cambiar para que nada cambie y con el pasar de los días siento que voy perdiendo ese charme que caracteriza al diferente. La cosa es que decidí, cuando vuelva de Buenos Aires en Noviembre, empezar a tomar mate. No es que no me guste el mate. Pero es como el tango (la música, no el baile). Si alguien lo pone, me gusta. Pero es raro que me compre un CD o lo elija en la radio.

1 comentario:

Emmylou dijo...

Te recuerdas? Tengo que probar un mete antes de que me vaya!!!
....
Tienes unos fotos superbonitos... me gusto mucho el no al TLC... y el chico nadando... mariposa creo:-) Pura vida amigo!