miércoles, diciembre 06, 2006

Cabrones

Llego ayer al mediodía a la pileta. La están refaccionando. "Hola, qué tal. ¿Cuándo va a reabrir la piscina?" (uf, espero que sea menos de una semana). "En enero". "¿¿ENEROOO??" (buscando al menos una pizca de condescendencia o disculpas). "Sí, Enero". Y miró para otro lado. Bien.
Entonces vuelvo hoy. A pedir que me devuelvan el mes o que al menos me pospongan la suscripción. "No, chico, no se hacen ni devoluciones ni posposiciones por piscina". "Pero a mí nadie me avisó". "Hace un mes que se avisó" (y señala un papelucho insignificante pegado en la recepción, que en Arial 12 Bold dice "noticias importantes"). "Pero podrían al menos haber mandado un correo". "No mandamos correo. Lo que puede hacer es sacar un carnet para ir a la sucursal de Cipreses" (Nota del autor: Cipreses es, de la loma del orto, 200m al Este y 50m al Sur). "¿Me lo pueden enviar?". "No enviamos. Usted lo viene a buscar".
Recordemos que pagué 200 dólares por 3 meses de pileta. O sea, 60 de esos verdes billetes a la basura. Tamaño residuo.

1 comentario:

abich dijo...

Varias experiencias anteriores denotan en los TICOS, un tufo de "latro" que tela volio dire; pero bueno, por ahora sigamos soñando contentos, que los "piolas" "piolas", somos nosotros los "ARGENTINOS"; o eso creíamos, hasta que comenzamos a conocer "ticolandia". Ahí sí que son "piolas" (en realidad... "chorros")