domingo, noviembre 09, 2008

Paciencia

Aparentemente para algunas cosas tengo mucha paciencia. Para otras no. Internet anda lento o no anda. El aire no logra enfriar la habitación y el tipo de mantenimiento sube sus hombros, sonríe y dice que los aparatos que compraron son demasiado chicos para el tamaño de la habitación. Nadie sabe dónde va a ser la clase de mañana. No me dejan ver los salones de entrenamiento hasta el lunes. No logro hacer llamadas locales. Hace más calor en la habitación que afuera, donde hace mucho (MUCHO) menos calor que en Buenos Aires en Diciembre. Los de la recepción hablan peor inglés que yo portugués. No hay señal de internet en la pileta. Cuando uno está de turista el foco está puesto en la playa, los museos, las pirañas, la comida, el clima, la nieve, el paisaje, las fotos. El hotel es un detalle. Cuando uno viene a trabajar el hotel es su mundo. Y a 170 dólares el día este es un mundo demasiado caro para lo que ofrece. Salvo por la vista y la pile que, ditto, son de puta puta madre. Estoy en la habitación, transpirando. Voy a por la 5ta ducha del día. C'est la vie.



1 comentario:

Jelena dijo...

Asi es la vida...;-)