martes, mayo 01, 2007

El mostro pop

Hace ya varias semanas fui a la cancha con Carlo, mi lunático amigo suizo. Fuimos a ver el clásico de los clásicos, el derby de los derbies: Saprissa vs La Liga. Saprissa tiene camiseta y escudo violetas, en el logo aparece un dragón muy chulo y su dueño es un mexicano con mucha plata. La Liga se llama Liga Deportiva Alajuelense y la gente también le dice Alajuela. Saprissa es de Tibás, que es un barrio al este de San José. La Liga es de Alajuela, que es una ciudad al oeste de San José. El partido se jugó en la cancha de Saprissa, apodada por propios y extrañas como "el mostro". Es más o menos como la cancha de Banfield. O por lo menos lo que era la cancha de Banfield la única vez que fui, con el legendario Ignacio Tisser, allá por los brumosos ochentas.
Se ve que eramos saprissistas, así que se puede decir que les rompimos el tujes: 3 a 0 y mucho ole ole. El clima digamos que fue, como suelen ser las cosas acá, bastante tranquilo. Un redactor malicisioso diría que como anestesiado. Pero mirá si después me acusan de chauvinista globalifóbico. La excepción tal vez fue más nominal que otra cosa: en la hinchada de La Liga (autodenominada "la 12") colgaba una cruz esvástica de tamaño considerable. La hinchada de Saprissa (autodenominada "los ultras") se cantó bastante. La mitad de las cancio nes no la entendí (como suele pasar cuando uno va a la platea). La otra mitad fue bastante jocosa. Algo así como ver una película doblada. Las eses seseadas hasta el hartazgo y el ritmo con variaciones salseras y sale un menjunge que suena más o menos así: "Vaaamosssssss (pausa) vamosssssss vamosssss moooosssssstrooooo (pausa) que essssta nocheeee (pausa) tenemosssss que ganaaaaar". Entre Sapricola y Sapricola logré adaptarme y cantar. Mitad vaso lleno. Mitad vaso lleno.

3 comentarios:

Norma Tiva dijo...

EEEpaa!... Te agarré!
Cómo es eso de "hayá por los ochenta"

Vestia pop, tendría que haberse titulado el post.

Dora Concilia dijo...

Perdón, no quiso ser mala onda el comment anterior.
Festejamos todos tu (siempre trinfal) vuelta a la pluma, o el teclado bah.

Pura vida

in cógnito dijo...

Los ticos se parecen, a todo lo demás que conocimos hasta ahora; o sea que son, abolutamente coherentes.
Da tranquilidad, ta muy bien.
No vaya a ser que se animen a salir de su modo; ni siquiera para el fut boll (o "soquer") -o acaso no están cooptados por USA-
Además, el deporte aquí en cuestión, seguro que lo juegan a lo tico, léase:
leeeeeeennnnnnnnnnnnto....